• Svedana

Sri Lanka, fuente de energía


Hablo mucho de Sri Lanka .... en este artículo me gustaría poder explicártelo, ya te lo he contado un poco en un artículo anterior, pero me gustaría profundizar porque lo que me pasó allí tal vez lo viviste, ya sea allí o en otro lugar ...


Pisando el suelo de Sri Lanka, fue como puedes sentirlo en esta foto: una luz que prendió mi vida, una fuente de energía que encontré sin saber que la necesitaba, ni tempoco buscarla. Y más, es como si mi mente finalmente hubiera encontrado un eco en alguna parte, un lugar de vibraciones acorde con mis vibraciones.

A algunos les parece muy esotérico, o estoy "chiflada" para otros, pero es cierto que he encontrado mi energía propia. Estoy convencida de que esto está empezando a resonar con algunos de ustedes... Y no lo entendí de inmediato, me di cuenta cuando regresé de allí, y sobre todo en los períodos en los que estoy lejos de este país, como ahora, una necesidad de ir "recargar".


¿Listo para embarcar en el barco de mis recuerdos y sentimientos? Es curioso porque el primer momento de real paz que sentí fue en un barco, en Celestún en México, de color igual a este barco de Sri Lanka. Eso si, este pequeño lago de Sri Lanka no tenía el mismo hermoso color azul que el mar Caribe, y sin embargo allí comencé a sentir una energía mezclada con una serenidad nunca antes experimentada, fue el comienzo de un bienestar que no imaginaba tan intenso. Esta agua y la del Océano Índico provocaron una profunda limpieza de cuerpo y mente. Dicen que el agua purifica. Me bañé en el Océano Índico, y fue poderoso: dejé a los miedos, creencias, las dudas, las incertidumbres ... las certezas ... para dejar más espacio a esta "luz de Sri Lanka".


Más allá de la purificación del agua, también sentí la fuerza del aire. En lo más alto de Sigirya, la famosa roca que crece en medio de la jungla, construida por un rey que enloqueció y buscaba esconderse de su familia ; mientras subía me quedé sin aire, luché por llegar a la cima y terminar de subir esos escalones, y luego en la cima, finalmente respiré profundamente, casi sentí el aire vibrar dentro de mis pulmones. Mientras bajaba, noté la tierra roja que nos llevaba a esta enorme estructura, como una vitalidad hecha polvo y tiñendo mis pies con un color rojo azafrán. Me recuerda ahora al color de los curry más picantes, quería probarlo, pues satisfecha, me prendió la boca con su fuego durante un rato, terminando así de despertar otro elemento que desde mucho sentía extinto: el fuego, él que nos empuja a superarnos a nosotros mismos, él que enciende nuestros sentimientos hacia el otro, y nos hace avanzar hacia lo que nos corresponde y nos fascina.


"...fue en los templos que la sentí..."

De hecho, todo fue solo un pasaje para llevarme a los momentos en que sentí la energía real de Sri Lanka, la que vibraba en mí provenía de la tierra. De la naturaleza abundante y verde, de las flores, de su fauna y de estos árboles, ¿me dirás? Sí estaba presente, claro, porque esta isla es digna representante de toda la belleza que abunda en la Tierra; sin embargo, no estaba allí ... fue en los templos donde la sentí crecer en mí. Desde el templo más pequeño perdido en una carretera, donde nos sentamos a 6 personas cerca uno del otro para orar y meditar, hasta el gran templo de Anuradhapura, donde se encuentra Sri Maha Bodhi, una rama sur del árbol sagrado bajo el cual el Señor de Buda habría logrado iluminación. Sentada en el suelo cálido de estos diferentes templos, entre los discípulos y los monjes, al son de los mantras e embriagada con el olor del incienso y las flores de loto, sentí esta tierra penetrar mi alma, abrirse paso en mi inconsciente y tomar su lugar para nunca dejarlo.

Varios estudios científicos han demostrado que los sonidos, así como las frecuencias vibratorias de la Tierra, influyen en nuestro bienestar. Los rishis o guías espirituales hindúes descubrieron los beneficios del sonido "Om", los amerindios practicaban rituales de tambores mezclados con canciones con el fin de vibrar a la misma frecuencia que nuestro planeta. Que sientes cuando pones a tope una música que te gusta? También se han construido ciertos lugares de culto donde las tasas vibratorias terrestres son altas. Somos energía, vibraciones que impactan nuestro cuerpo. Cuando nuestras vibraciones suelen estar bajas, pueden causar malestares, incluso patologías. Nuestros estilos de vida actuales provocan esto: estrés, contaminación, alimentación industrial, desconexión de la naturaleza, químicos, mala respiración, campos electromagnéticos artificiales ... ¿Será este el regalo que me dio Sri Lanka, este acuerdo vibratorio?

"Como una luz que se ha encendido en mi vida"; "una energía vibrante en mí" ... entiendo que pueda ser difícil de entender, te invito a abrir la mente y tal vez a ahondar en tus recuerdos, a encontrar ese sentimiento, aunque a veces requiera ir muy lejos en tu pasado. Me conecté con este lugar, con su esencia, y mientras lo descubrí, descubrí mi esencia. A veces no necesitas una explicación, solo siente. Estoy convencida de que no soy el único que ha sentido esta chispa que hizo que nunca se apagara un fuego en mi alma, y ​​que desde entonces he seguido esta llama con toda confianza, mostrándome un camino misterioso. Una fuente como esta, no queremos que siga siendo un recuerdo, más bien queremos que se convierta en nuestra completa y total ... realidad.

0 vue0 commentaire

Posts récents

Voir tout