• Svedana

Cuando descrubres....el masaje ayurvédico



Lo mejor de ir a un destino desconocido es dejarse sorprender por lo que puedes descubrir en dicho país. Sin prejuicios, sin expectativas, descubrí el sudeste asiático con toda la apertura de mente necesaria para sumergirme en sus beneficios y descubrir su cultura y conocimiento. Fue en Sri Lanka donde recibí por primera vez masajes con aceite caliente y, sobre todo, conocí las manos de terapeutas ayurvédicos.


Se trata de un masaje piensas, no hemos descubierto un nuevo país. Piénsalo de nuevo, hay una diferencia real entre un masaje ayurvédico con aceite caliente y los masajes que estamos acostumbrados a recibir en Occidente. En primer lugar, donde se realizará el masaje. Acostumbrados a salas de masajes perfumadas, una camilla de masajes casi como un colchón, algunas calentadas con toallas de olor fresco, con música suave (eso es, estás ahí, es como en la foto).


Allí se llega a una jungla con chozas y casitas (como en la foto de arriba). Y al entrar descubres la camilla de masajes en la que estarás acostado: estamos de acuerdo, el primer pensamiento es "uyyyy". Está hecha de madera, sin toalla perfumada, un sentir diferente, sin colchón y con un olor muy fuerte a aceites de masaje. Por otro lado, no hace falta calentar, hace mucho calor y la música ambiental: los pájaros, el sonido del agua, el viento en las hojas de los árboles, y no es una banda sonora ....


Ahora vamos al primer contacto con la masajista, estás en tanga (sí, sin pudor, no nos quedamos con el sujetador, si no te lo quitas tú misma te lo quitan). Ella me invita a sentarme primero en una silla (ok), y me suelta el cabello, con cuidado acomoda mi elástico con mi sostén que me desabrochó. Va a buscar un cuenco, como no hablamos el mismo idioma, no puedo preguntarle nada, ella no entiende inglés así que todo en silencio y me guía con sus manos. Vierte lo que imagino que es aceite bastante caliente, con un olor fuerte.

Y ahí me frota la cabeza, ohohohoh, date que toma, y no solo el pelo, el cuero cabelludo también está bien servido, ¡friega! Parece bastante largo porque un poco doloroso lo admito, no estoy acostumbrada a maltratar esta parte de mi cuerpo, además pierdo una cantidad impresionante de pelos, sobre todo también cuando termina tirando mechones de cabello. Visto así parece una tortura, pero hay sensaciones bastante agradables cuando suelta el pelo, como hormigueo (¿se activa?).

Luego sugiere ... más bien, toma mi brazo y me lleva a la mesa. Ella me acomoda boca arriba (como un niño que le instalan y me dejo). Allí posiciona mi cuerpo, pero de manera bastante abrupta, abriendo piernas y brazos para ocupar todo el espacio. Allí comienza a bañarme en otro aceite de hierbas caliente, un olor menos fuerte que el anterior. Estoy bien engrasada, creo que brillo. Ella comienza el masaje: vigoroso, presiona, trabaja con una técnica que domina a la perfección.

Las manos ásperas pero al mismo tiempo el aceite es tan abundante que no se siente demasiado; abarca sin timidez, así toma en cuenta todas las zonas del cuerpo (no tabú de senos ni entre piernas, vamos, ahí estoy un poco desconcertada). Nos dejamos llevar aunque la presión sea fuerte en nuestro cuerpo, sigo pensando que saldré de allí roja.


Al fin me coloca boca abajo, y allí maltratará la espalda, porque está tan contraída como mi cuello, sus manos despiertan todos mis dolores. Reconozco haber pensado en ese momento "por qué no estoy en un spa". Es tan intenso que siento que mi cuerpo está gritando (no yo, pero casi). Y cuando llegua a los pies, Dios mío, son mis pies, por favor, los necesito. Un pequeño truco divertido es que tira de los dedos de las manos y los pies para hacer una especie de "chasquido", cómo puede con tanto aceite es un misterio. Ella le dará mucha fuerza a este masaje, es lo suficientemente fuerte como para dar tanto vigor durante tanto tiempo.

Cuando termina me endereza y me da una toalla, me ayuda a secar el exceso de aceite, hay mucho, me mira y sonríe. Ella dice "¿Ok?", creo que debí haberme visto rara, le sonrío y le digo "Ok". Ella repite para asegurarse, para tranquilizarse creo. Es difícil secar el aceite, mezclado con el sudor y con tanto calor en la cabaña. Me visto, me siento un poco flotando, qué curioso no siento ningún dolor, eso que ya me estaba imaginando. Intento amararme el pelo, me costará lavarlo (de hecho 3 champús).


En ese momento, estoy esperando ver los efectos, tienen un cabello tan hermoso que puedo esperar algún beneficio, y su piel está bien hidratada, así que me olvido de las molestias del masaje y abro mi mente como dije al principio. Estuve mucho tiempo en la ducha, mucho jabón y champú, pero me siento muy relajada, un cierto bienestar y una muy buena noche lo confirman. Al día siguiente mi piel es suave, la siento más sana, sudo menos ese día con el calor. Por fin mi cabello: bonito, brillante, fácil de peinar, suave, en fin, hacía mucho que no estaba así. Me siento "muy bien", lo suficiente como para olvidar el olor, la incomodidad, el cabello perdido y todo, menos la sonrisa de la masajista.


Lo disfruté tanto que repetí en el último hotel, este en cambio era el hotel de mis sueños, junto al mar, muy poca gente, la impresión de estar en el fin del mundo, y la sala de masajes era preciosa, con el sonido de las olas, el techo abierto y por otro lado la misma mesa de madera. La masajista era linda, cariñosa, pocas palabras en inglés y menos brusca que la masajista anterior, pero los mismos gestos fuertes y una técnica precisa, presionando los dolores eternos. Incluso me dio un tratamiento facial con yogur, sandía y agua de rosas, la piel de un bebé después.

Nunca dejé de aprender sobre esta fabulosa medicina, Sri Lanka fue un detonante. Estaba pegada a una pantalla de ordenador, y aquí estoy, unos meses después de ese masaje, en Kerala (India), en compañía del Dr. Hari y su equipo, para aprender. Aquí practico un Shirodara (¡impresionante!). Porque el Ayurveda no consiste solo en practicar masajes sino también en otros tratamientos terapéuticos, plantas, especias, es la comprensión del propio cuerpo, cómo comemos y cómo nos afecta nuestro entorno. También es yoga y meditación. No voy a empezar a repasar todo, de lo contrario no puedo parar.


¿Puede una experiencia sensorial cambiar una forma de ser? ¿Pueden los nuevos conocimientos influir en el curso de una vida? ¿El estado mental en el que vamos a un lugar o conectamos con personas tiene un impacto en la forma en que los percibimos? Sí, sin duda, seguro que ahora estás pensando en un momento como éste ...


0 vue0 commentaire

Posts récents

Voir tout