Corazones del mundo



Quién mejor que ellas pueden representar la vida, la fuerza, la esperanza, el valor y la implicación, la belleza, la elegancia, así como la inteligencia y especialmente la inteligencia emocional, la frescura y el encanto. Están presentes en la sociedad, a veces son el centro de atención, y a veces están detrás de camara, pero siempre allí. Conocí a estas mujeres, su esencia brillaba más allá de las palabras. Te voy a contar.....


Son terapeuta y doctora de medicina ayurvédica: aplicándose en sus tareas, los gestos acertados, las manos ásperas pero eficaces. Concentradas, comprometidas, practicando juntas una medicina ancestral, también practicada por mujeres. Tan pronto les hablo dejan lo que están haciendo y me regalan una sonrisa tímida encantadora, que sencillez. ¿Puedes decirme quién es el médico y quién es la terapeuta mirando esta foto de arriba?

Algunas terapeutas todavía están en las prácticas, como 2 de estas mujeres muy jóvenes llenas de esperanza y frescura, trabajan duro porque el cuidado ayurvédico requiere un buen manejo ¡y lo tienen! Hacen mucho bien, puede que no tengan ni idea. Serán capaces de aliviar el dolor de espalda presente durante tantos años, o ayudar a deshacerse de un asma incapacitante. Ellas se encargarán de una futura madre, de quitar las ansiedades y el estrés, o de acompañar a los diabéticos.........




Con ellas me siento despreocupada, como en los años del instituto, cuando imaginas tu futuro, incluso si no tienes todos los parámetros para hacerlo. A veces me miran con insistencia, siempre con una sonrisa. Me dicen que para ellas la piel blanca, como la mía, es un criterio de belleza. No se dan cuenta, tienen la piel sublime, es el resultado de este sol que calienta, y no tienen nada que envidiarle a nadie. Son hermosas, con pelo negro largo, fuerte y brillante, una mirada profunda y a la vez tan dulce. Todavía tienen mucho que descubrir... Bellas...



....independientemente de la generación. Me encanta verlas vestidas de blanco, para ceremonias de luna llena en templos budistas. Están inmaculadas, a pesar del polvo del suelo. Vienen con sus sillas pequeñas, que majas, son las únicas notas coloridas, como también las flores y los bolsos. Son fuertes, porque incluso mi pequeña dama con pelo blanco, la de la izquierda, camina descalza, lleva ofrendas pesadas cantando mantras. Se queda sorprendida cuando la dejo pasar delante mía.... Quiero sentarme con ellas y meterme en la conversación, las historias deben ser muy interesantes.


También visten de blanco, pero estos son los uniformes de la escuela. En una visita al templo, trajeron ofrendas para el Señor Buda. Todas con la misma cinta en el pelo, son encantadoras, bastante tranquilas y calladas teniendo en cuenta la edad, respetuosas del lugar. Veo un jardín de flores: Ellas, así como las flores de loto púrpuras y blancas que llevan, perfumadas como el aceite con el que se cepillaron el pelo esta mañana. Una nueva generación impregnada de modernidad y de respeto por las tradiciones.



...responsables del patrimonio religioso y cultural...

Meticulosa y comprometida, esta joven restaura una de las pinturas murales del templo de Dambulla, hace un calor y una humedad incréible, y el lugar es muy estrecho, pero nada la distrae, incluso así de incómoda. Sin saberlo, será parte de la historia al restaurar este fresco y regresarle su esplendor. Los visitantes quedarán deslumbrados por su trabajo, sin saber que es ella, pensarán que las pinturas pudieron mantener sus hermosos colores así no más. No imaginarán las horas de trabajo, lo penoso que fue, para ella y sus compañeras, responsables del patrimonio religioso y cultural.




Una escuela: me muero cuando veo a estas nenas, dos niñas encantadoras. La del pelo corto me recuerda a mi a la misma su edad, con el vestido mal puesto y su mirada pícara. Ojos negros hermosos tan expresivos, con toda la inocencia e ingenuidad de esa edad. La más grande parece decirle a la pequeña "mira tienes que hacer esto en la foto", y la pequeña "¿para qué, te ves bien rara?'. ¡Me encanta!



Una mirada que habla por sí misma... esposa de un reconocido médico de medicina ayurvédica, siempre a su lado, su pareja en todo momento, su fuerza y el corazón de la casa. Una mujer de acción, presente en su trabajo, pero también en su casa porque es madre de dos hijos. Mientras charlaba con ella cuando conducía, sentí una mezcla de modernidad y de tradición que ella maneja con facilidad, y con mucho amor. Es una belleza y tiene una elegancia natural, un ejemplo...


Ella es maestra, dos hijos también, pero ya son creciditos. Así que ahora después de la escuela, ella y su esposo proponen recibir visitantes de fuera, y ella me prepara esta noche un delicioso curry vegetariano. Siento que va a ser dulce y piquante, como la siento a ella. A pesar de estar cocinando, es elegante, las mujeres siempre van arregladas, me gusta que se cuiden tanto, no importa lo que hagan. Sólo le ayudo en la mezcla, no me atrevo a interrumpir esta sesión de magia culinaria, no necesita libro de cocina, sabe qué hecharle y en qué cantidad de memoria, incluso vaciará el coco que vamos a añadir, yum yum, que delicia.



Ella también abre el coco con un machete, ¡corta todas las verduras con eso! Quería ayudarle un día, se río mucho con mi manejo del machete. Fue mi mamá sustituta durante 2 semanas, me daba todos los días un fuerte abrazo. Traté sus quemaduras con aloe vera, cuando la cuidaba parecía regresar a la niñez ; las estufas le han regalado algunas cicatrices, ella prepara todos los días las 3 comidas de la casa de huéspedes, a partir de las 5:30 de la mañana. Viuda, está rodeada de sus hijos, que trabajan con ella cuando no estudian. Siento el valor que le permitió enfrentar una vida de soledad tan joven, sólo tiene 46 años ....



... tienen las manos endurecidas de tanto trabajo manual, pero conservan una elegancia muy natural: ¿se debe a que están en contacto con la naturaleza y siguen el ciclo de la vida? Tiempo al tiempo, aceptan las pruebas de la vida sin buscarles un culpable, sólo la resiliencia y la voluntad de continuar a pesar de todo. Esta joven me preparó tortitas y Pol Sambol (mezcla de coco, chile y cebolla) bajo una pagoda, mientras cuidaba de su hijo de 5 años. Al igual que muchas mujeres en todo el mundo, tienen tareas diarias que nadie más realizará, la sociedad mundial dió a las mujeres este estatus hace siglos, y sigue siendo muy real hoy en día.


No pensé terminar este artículo con esta foto, y sin embargo me parece bien para concluir estas historias. Estas mujeres trabajan en plantaciones de té, al amanecer se van con la bolsa colgada en la parte superior de la cabeza, recogiendo té hoja por hoja. Creo que no existe adjetivo lo suficientemente fuerte para mostrar lo físico que es. Este trabajo, del que nunca hablarán en malos términos, les permite mantenerse, tendrán dolores en todo el cuerpo todos los días que permanecerán, incluso después de terminar la jornada, pero se centrarán en hacer de comer, cuidar de los hijos, del esposo y de su hogar, e incluso del resto de la familia, eso es lo que está anclado en todas nuestras sociedades.


Comencé este artículo indicando que eran los corazones del mundo, la vida, la esperanza, la voluntad, la inteligencia emocional, por no decir más, el mundo gira porque estas mujeres dan la vida, alimentan, acompañan, trabajan incansablemente, luchando por mantener sus derechos con amor e intensidad. En los días en que la vida cotidiana parece demasiado difícil, recuerda que no estás sola, en todo el mundo son como tú y continúan todos los días, elegantes y cariñosas.

Y si eres un hombre y lees este artículo, te lo agradezco, y espero que hayas podido reconocer a algunas de las mujeres que te rodean en estos retratos, este artículo es para honrarlas.





0 vue0 commentaire

Posts récents

Voir tout